miércoles, 30 de noviembre de 2011

VER LO POSITIVO DE LAS COSAS

Si la vida te da limones, aprende a hacer limonada……..¿¿¿Cuántos años y cuántas cosas han tenido que pasarme para ver el gran valor de esta frase, que además no sé ni de quién es???

Recuerdo como si fuera hoy, mis primeros años de enfermedad, y lo enfadada y malhumorada que estaba con el mundo, naturalmente este mal humor recaía en mi familia, sobre todo en mi madre que era la que siempre estaba conmigo (mi padre era uno de tantos emigrantes en Alemania).

Mi madre era la persona más optimista y simpática que os podáis imaginar, pues bien, esa forma suya de ser me sentaba fatal, yo no la entendía. ¿Cómo podía estar siempre tan animada y feliz? ¿No se daba cuenta de mi situación y de lo mal que me encontraba?

Ahora comprendo cual era su verdadera intención, ella sólo quería transmitirme esa alegría y normalizar mi situación, que yo no la viviera como un drama. ¡Qué injusta y dura fui con ella!
En sus intentos para animarme, recuerdo que me compraba muchos libros y uno de ellos era la historia de una niña muy desafortunada pero que jugaba a darle la vuelta a todo y ver la parte positiva, el libro se llamaba POLLYANNA.

No os podéis imaginar lo mal que me sentó, ¿Qué creía mi madre? ¡Yo no podía ser tan tonta como esa niña! ¿Qué había de bueno o positivo en estar enferma en cama?

Pues bien, tengo que deciros que mi madre tenia razón, no, no hay nada de bueno en estar enferma, pero aquella situación hizo de mi la persona que soy ahora, aprendí habilidades y pautas que si mi situación hubiese sido de otra forma jamás habría descubierto. Desde niña descubrí el gusto por la lectura, con los libros podemos viajar, soñar y vivir aventuras a través de los personajes, y no necesitamos movernos de nuestra casa, con la lectura he podido llenar tantos años vacíos de actividad física.

Y ya en mi época de adulta, cuando tuve que dejar de trabajar definitivamente, no diré que me resulto fácil, no, cogí una gran depresión, y tuve que empezar de nuevo y desarrollar otra vez esas habilidades olvidadas de cuando era niña.

Los primeros años sin trabajar fueron muy duros y no quería ni asumirlo y mucho menos aceptarlo, pero así es la vida, y poco a poco, comencé a entender la frase con la que he empezado este post.

Sí, ¿por qué no ver que esto también tiene cosas buenas? Al no poder trabajar, empecé ha hacer viajes, que es algo que quizás no hubiese podido hacer hasta la vejez, también empecé a pintar y es una actividad que me encanta, sobre todo no por las obras que pinto sino por las compañeras y amigas que allí  hice y que forman parte de mi vida, otra actividad es la informática, con la cual estoy aquí comunicándome con todos vosotros y por último y más importante, la Artritis me llevo a formar parte de la asociación AMARE de la cual soy secretaria.

Formar parte de una asociación es una cosa que recomiendo a todos, allí nunca te sentirás solo, estarás con personas que te comprenden, que sin tener que decirles nada saben como te encuentras.

Ya he aprendido a hacer limonada…..Y todos estos buenos jugos que saque de los limones que me dio la vida, se los debo todos a mi madre, gracias mamá, gracias por ser como eras, por no tirar nunca la toalla de la ilusión, por tu eterna sonrisa, por quererme tanto y hacer de mi la persona que soy, y aunque nunca estaré a tu altura (tu eres insuperable) lo intentare con todas mis fuerzas.

A la memoria de la mejor y más simpática madre del mundo.

Encarni Duran.

12 comentarios:

  1. Me encanta como escribes y tengo tanto en común contigo, la enfermedad, nos une, con todo lo que conlleva. También tengo que envidiarte, por tener una madre como la tuya. Yo en eso no puedo nada más que hablar mal, nunca he sido ni comprendida ni apoyada por mi familia, lo cual aún ha hecho, y sigue haciendo mi dolor, más grande. Gracias por compartir con nosotros algo tan bello.Besicos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre he buscado la parte positiva de todo, he sido muy fuerte ante las miles de veces que la vida me ha puesto a prueba, alegre, divertida, independiente y autosuficiente, luchadora incansable, .. Tal vez por eso me está siendo tan dificil aceptar esta maldita enfermedad que me está dejando en la miseria. En solo dos años me está incapacitando aunque no hay ninguna evidencia externa, al contrario, mi aspecto exterior no indica que tenga nada, salvo mi cara y mi expresión de dolor, la cojera algunas veces, ya no soy yo, que llamaba la atención por mi forma de andar. Me han despedido del trabajo, no me quedan ahorros porque pasé 3 años en el paro, no tengo familia que me ayude, no me he casado ni he tendido hijos, mi vida ha sido siempre trabajar y luchar, y ahora, con 48 años, vaya soledad. Obviamente todo esto empeora el dolor ya de por si agravado por una fibromialgia aguda. Por desgracia mi madre falleció cuando yo era muy jovencita, los amigos, han desaparecido, y la poca familia que me queda, están lejos y viven su vida. Por mas que me esfuerzo, no veo ni salida ni futuro. Yo también te envidio.

    ResponderEliminar
  3. La frase la dijo Joan Collins. Te he dicho que escribas un libro. Hazlo, seguro que es un best seller.

    ResponderEliminar
  4. QUE HERMOSA HISTORÌA!!!,SIEMPRE TENEMOS QUE TIRAR PARA ADELANTE AUN EN LOS MOMENTOS MAS DIFICILES DE LA ENFERMEDAD, JAMAS BAJAR LOS BRAZOS POR QUE ESTA DIOS QUE NUNCA NOS SUELTA DE LAS MANOS.
    TE MANDO MUCHAS BENDICIONES..
    KARINA, MAR DEL PLATA, ARGENTINA

    ResponderEliminar
  5. Wow! qué feliz me siento por saber que alguien en algún lugar del mundo ha enido una madre atenta y optimista como la que ha tenido mi hija Andrea, alguien que nunca quiso ver la cruda realidad sino hacerle ver a ella cuanto se vale aún estando enfermas, y que declara lo que es imposible como si fuese posible. Con la diferencia que mi niña si me tiene al frente para agradecérmelo pues aún vivo...Vivo gracias a DIOS y a ÉL he encomendado a cada una(o) de ustedes, para que haga posible lo que a simple vista se ve imposible.Así lo creo y así ha de ser, en el nombre poderoso de Jesús, amén y amén!

    ResponderEliminar
  6. No sabes cuanto me identifico con tu historia y en estos mismos momentos que te estoy escribiendo sineto rabia del dolor que tengo al hacer este esfuerzo por dar también mi opinión, pero es verdad yo hae poco más de 3 años que tengo esta enfermedad y trabajo con mis manos, se me ha hecho difícil entenderla y mi rabia la a tenido que soportar mi esposo e hijo de 9 años, tengo 36 años y hace mucho tiempo que no me rio con ganas y no he querido saber entender esto que me sucede, pero con lo que acabo de leer por Dios que tienes razón, gracias......

    ResponderEliminar
  7. sin palabras Encarni!!!.
    Me agrego a esa frase con la que tambien me siento identificada y que ahora se que le da razon a mi vida.
    el mas grande de los besos para la mas admirada del grupo de baile.
    tú sin duda!!.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a tod@s por vuestras palabras, esto me da mas animos para seguir escribiendo

    ResponderEliminar
  9. Hola Encarni estoy de acuerdo con todo lo que escribis.Yo tengo A.R desde los 26 años (ahora 48)y he pasado por todos los estados que describiste pero te puedo decir que soy feliz!!a los 30 me casé y tengo un hijo maravilloso de 14 años y un marido con una paciencia y un amor enorme que me ayuda a vivir cada día con alegría a pesar de los dolores.Hace un año formé un grupo de ayuda mutua para personas con atrtritis acá en mi ciudad que es pequeña (16.000 habitantes)se llama A.M.A.R el grupo y si entras en mi muro veras fotos de un encuentro que fuimos el 19 de noviembre donde había grupos de distintas partes del país..realmente nos divertimos mucho ...cada uno presentó algo de lo que hacen durante el año,teantro,baile,canto,etc.Nosotros en nuestro grupo le damos mucha importancia a la natación y los ejercicios físicos que nos ayudan cada día a estar mejor.Besos y a seguir que con la artritis se puede!!!!Malela Romanazzi (Daireaux.Pcia de Buenos Aires-Argentina)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Hola! me ha agradado muchísimo leer tu blog, te felicito por compartir tu experiencia con otras personas, motivándolas animándolas a seguir adelante. Yo también he hecho un blog acerca de mi proceso con la artritis reumatoidea, yo estoy muy bien, afortunadamente me la han diagnosticado a tiempo, el tratamiento que he iniciado con la reumatóloga y el homeópata ha sido super favorable para mí, ya no tengo ningún dolor y mi vida está normal. Comparto mi blog contigo donde solo he escrito cosas positivas: http://artritispositiva.blogspot.com

    Nada de comentarios negativos, necesitamos leer cosas que nos devuelvan la esperanza y el ánimo para sentir que se puede vencer la AR.

    Bendiciones y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Encarni sigue escribiendo por favor, porque expresas muy bien lo que otras personas sentimos
    Yo soy muy positiva y optimista y cuando tengo algún bajón me dura poquísimo e intento aprender de él para superarme

    ResponderEliminar